Mano a Mano con Yael Oviedo y Ruth Bravo: Convivir en tiempos de cuarentena

Las jugadoras argentinas pasaron por el mano a mano con Mujersports y nos contaron cómo están viviendo la convivencia en tiempos de cuarentena por la pandemia del Covid-19, cómo se vivió el Mundial de Francia 2019 y muchas cosas más en un Instagram Live divertido, entretenido y conociendo, un poco más, a las integrantes del Rayo Vallecano de España.

0
603

Ruth Bravo, alias “Chule, es una de las baluartes de la selección argentina. Nacida en Salta y surgida de Estudiantes de La Plata, “Chule”, logró uno de sus sueños al llegar a Boca Juniors -club del cual es hincha- donde ganó algo más que sólo un campeonato: El cariño de su club. Al momento de partir hacía el Deportivo Tacón, que militaba en la segunda división de España, “Chule” se despidió del Xeneize con “Hasta pronto, entregué todo lo que tenía. Sin dudas volveré a mi lugar en el mundo”. Ya en el viejo continente, logró ascender a la primera división y luego firmó contrato con su actual club: El Rayo Vallecano.

Lo que respecta a la Selección nacional, la salteña viste la Celeste y Blanca desde la Sub-18, también disputó el Mundial Japón 2012 con la Sub-20. En el 2018, Ruth Bravo sumaba un capítulo a su vida que quedará en la historia: Tercer puesto en la Copa América de Chile, lo que permitió ingresar a una serie de repechaje que culminaría con la clasificación a Francia 2019.

Yael “La Negra” Oviedo, delantera nacida en Concordia, inició su carrera en el Club Nébel de Entre Ríos, de allí se mudó a Capital Federal y en 2011 se sumó al plantel de Boca Juniors hasta 2015, en el medio estuvo a préstamo en el Foz Cataratas de Brasil. Luego, en 2016, se sumó al equipo potencia de la liga femenina: UAI Urquiza, donde consiguió un campeonato. El desembarque en Europa se dió cuando firmó contrato con el Granada de España, que por ese entonces, jugaba en la Segunda división.

Finalmente, el Rayo Vallecano la compró con el fin de mantener la categoría: Yael fue clave en la permanencia y extendió su vínculo con el club español. 24 partidos oficiales y 2 goles con la albiceleste, uno de ellos le dió la medalla de oro en los Juegos Odesur de 2014. Yael, al igual que Chule, fue parte del Mundial Sub-20 de Japón 2012 y del Mundial Francia 2019.

La convivencia y los entrenamientos

Entre carcajadas, “Chule” nos cuenta que “Ya no sabemos qué más hacer, seguimos encerradas”. Mientras que Yael dice que “No sé cómo hago para soportarla (refiriéndose a su compañera y amiga) me voy a Argentina o la tiro por la ventana”, algo que entre carcajadas, Ruth bravo desmintió minutos más tarde.

“Nosotras intentamos entrenar doble turno, vivimos en un quinto piso y usamos las escaleras del edificio para hacer algo diferente porque todos los días son iguales.

Le metemos onda jugando al fútbol-tenis, Chule pierde siempre”, declaró Yael Oviedo al consultarle por los entrenamientos en cuarentena.

Francia 2019:

Ambas fueron parte del plantel que disputó la cita mundialista luego de que hayan pasado 12 años sin participar en el evento futbolístico más grande. Al consultarles cómo fue eso para ellas, respondieron lo siguiente:

Chule: “Para mí fue lo mejor que el fútbol me pudo haber dado. Es todo, es la familia, el barrio, hay muchas historias detrás. Además en un sueño, yo volví a jugar al fútbol después de la lesión porque mi mamá me dijo que me quería ver en un mundial. Me siento realizada de cumplir mi sueño, el de mi familia y el de un montón de chicas que le hubiese gustado estar ahí”.

Yael: “No encuentro una explicación de lo que me pasó en Francia. Se cumplieron muchos sueños, no encuentro palabras para describir lo que me pasó y creo que nunca voy a encontrar explicación. Todavía no caigo todo lo que viví, pero nuestro fútbol continua y Francia es sólo un recuerdo.”

Además, Yael Oviedo nos contó una pequeña gran historia acerca del mundial: “Yo en Francia jugué con mi número favorito. Cuando llegué a la utilería y me dijeron que iba a usar el 7 fue un antes y un después. Ese número lo use en Boca, en UAI y usarlo con Argentina en un mundial fue una de las mejores cosas”.

¿Qué es lo peor y lo mejor de vivir una con otra?

Yael: “Lo mejor es que estamos juntas y con respecto a lo peor, no hay nada”, respuesta que dejó a la mediocampista entre la espada y la pared.

Chule: “Lo mejor es que nos toca atravesar esto juntas, tiene muchísimo que ver que seamos argentinas. Nos reímos y tenemos el mismo humor: Somos bipolares, nos hacemos bromas pero también sabemos el espacio que necesita la otra. Lo peor de la convivencia es que la tengo que ver todos los días desnuda”, a este último pedido Yael retrucó y dijo: “Ya nos conocemos”.

¿Quién es la más vaga?

Chule: “Últimamente es Yael, me hace cocinar, lavar, descolgar y separar la ropa Se tomó vacaciones”.

Yael: “Hago mi descargo: Antes de la cuarentena yo siempre hacía todo, lavaba, cocinaba y ordenaba todo”.

¿Que representa Boca en sus vidas?

Yael: “Boca es mi casa, es el club donde me formé, donde viví muchas cosas lindas; es un satisfacción doble vestir la camiseta del club que sos hincha y más con todo lo que conseguimos. Boca es casa es donde quiero volver”.

Chule: “Boca es mi mamá, es el amor de mi vida y me emociona pensar que a ella le gusta que me ponga esa camiseta. Boca nos dió muchas cosas lindas”.

¿Qué es lo más extrañan de Argentina que no tengan en Europa?, futbolísticamente hablando.

Chule: “La hinchada, los Xeneizes de La Plata. Acá no vienen con tambores

Yael: “Acá no gritan, a veces necesitas que alguien te putee; acá se sientan y ven el partido. En un Leganés – Barcelona, Messi estaba a 2 metros nuestro y la gente no gritaba yo estaba gritando “Messi te amo”, me ponía a mirar otra cosa porque me aburría”.

¿Que sintieron al no haber podido estar en el Boca – Lanús jugado en La Bombonera?

Chule: “Tuvimos una mezcla de sensaciones. Por un lado estábamos muy felices que eso se haga realidad porque es un sueño que teníamos todas, pero por el otro lado te da tristeza por no haber jugado. Yo me moría por ser una de ellas y haber vivido esa experiencia como hincha de Boca. Jugar en ese lugar debe ser increíble.”

Yael: “Yo me sentía egoísta por no haber estado ahí y no haber sido una de las primeras en jugar en La Bombonera después de todos los años jugando en el club, me sentía triste; pero por otro lado feliz porque se abrió esa puerta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here