Lucha y Diego. Diego y Lucha

El mundo del deporte está conmovido por la muerte de Diego Maradona, el astro argentino y entre ese mundo, Luciana Aymar, la otra Maradona. Y en el que ambos tienen miles de anécdotas.

0
338

Diego, fue el hincha número 1 cada vez que algún deportista representaba a la camiseta argentina en cualquier deporte. La relación  entre Lucha y Diego, comenzó desde que la ex capitana de Las Leonas era pequeña.

Los Aymar tenían una reproductora y varios casetes, entre ellos jugadas y goles del 10. Y ese era su programa favorito, ver como se desplegaba en la cancha, Diego Maradona. “¿Algún día podré jugar en la Selección? Se preguntaba Lucha, y se imaginaba vestida con la camiseta argentina y una pelota entre sus pies.” relata en un libro.

“Verlo ponerse el equipo al hombro e ir para adelante o hacer esas jugadas maravillosas, daban ganas de copiarlo. Era imposible, obvio, pero las ganas las  tenía”. relataba la ex capitana de Las Leonas.

La primera vez que Luciana vió a Diego, fue cuando debutó con la camiseta de Newell’s el 13 de septiembre de 1993, y pudo darse el gusto de verlo dentro de la cancha y engancharse aún más con el mito.

Diego Armando Maradona y Luciana Aymar

Aymar, se enteró del fallecimiento de su ídolo, manejando por las calles de Rosario a través de su representante. Le cortó, paró el auto, no supo más que hacer. Sólo le salió llorar, mucho. “Me quedé un rato sola, mal, no podía arrancar. Siento mucha angustia, sinceramente. Después retomé y me fui para lo de mi papá (René) porque sabía que él tenía adoración por Diego. No sé, necesitaba abrazar a alguien” comentó en Diario la Capital. 

Ya más grandes, la primera vez que se cruzaron ambos, fue en una entrega de premios Olimpia. Diego se acercó a ella, y se quedó sin palabras. Solo le salió pedirle la foto y Maradona la invitó a sentarse en sus rodillas. “en ese momento no sabia si abrazarlo, escucharlo, hablarle… Solo me salió decirle ‘Grande, Diego, sos lo más’ relató la ex capitana de las leonas.

Beijing 2008

En los Juego Olímpicos de Beiging 2008, Maradona, fue al vestuario donde se encontraban Las Leonas, y les dio un emotivo discurso, pero Luciana no estaba porque le había tocado antidopping luego de la derrota ante Holanda por 5-2.

“Me acuerdo que me corrí todo el pasillo del estadio olímpico con la enfermera atrás gritándome. -Estoy orgulloso de ustedes- resaltó Diego, y agregó: -¿Y Lucha, dónde está?- Cuando me enteré que estaba ahí y que yo era la única que no lo había saludado salí corriendo, mientras corría y la enfermera me gritaba pensaba ‘ya fue acá me suspenden pero no me importa’. Quería saludar a Diego. Cuando llegué lo vi: ‘Te quería esperar’, me dijo

“Luchita”, dijo Diego.
“Diego”, contestó lucha con lágrimas en los ojos.
“Vamos, no hay que caerse. Dieron todo en la cancha. No se guardaron nada. Así se juega.” Le respondió Maradona, abrazándola.
“Gracias por venir a vernos. Pensé que te habías ido. No sabes lo que te quiero”. Declaró Lucha.
“Y yo a vos” – le devolvió el 10.

Lucha le preguntó si iba a estar en el partido por la medalla de Bronce y Diego le contestó: “Mas vale. Voy a estar firme ahí arriba. – señalándole en la tribuna”.

Diego, cumplió su palabra y fue al partido ante Alemania por la medalla de bronce: “Cada tanto yo seguía mirando” recuerda Aymar. “Y no lo veía, pero de golpe escuché a la gente explotar y gritar ‘Olé, olé, olé Diegoo, Diegoo’. Me puse super feliz, fue muy emotivo. Lo vi y me sentí más cómoda. Fue un plus de motivación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here