La mirada de dos campeonas

Dos leyendas de nuestro deporte nacional, compartieron una charla con Stoller ARG-UY y Mujersport estuvo presente. Hablaron de todo: desde sus comienzos, como se fue levantando el populismo en ambos deportes y sus logros.

0
227

Luciana Aymar y Paula Pareto, rompieron contra todos los parámetros y hoy son dos símbolos y deportistas admirables. En esta oportunidad, hablaron de liderazgo, valores, el rol de la mujer en el deporte.

Sus comienzos

“Empecé a los 9 años, el judo no era un deporte conocido como lo es el Hockey, pero el que lo trajo a casa fue papá que lo había practicado. El hockey era una opción, pero siempre me gustó lo diferente” arrancó diciendo la Peque.

Aymar por otro lado, empezó en el Club Fisherton de Rosario: “Arranqué a los 8 años, teníamos un club a dos cuadras. Me encantaba hacer todos los deportes, porque no solamente hacía hockey. Me convenció mi hermana más grande, y me trasladaba siempre a las canchas. Fue la que me inculcó el deporte en conjunto”. Además añadió: “No era un deporte popular. En ese momento los dos deportes no eran muy conocidos y fue difícil llevarlos a donde están ahora”. Lucha también confesó que en su momento le atraía el futbol, pero no había.

Victoria Viera entrevistando a Paula Pareto y Luciana Aymar vía Zoom.
Logros

La mejor jugadora del mundo, 8 veces, comentó: “Uno cuando está en el deporte que ama, lo hace inconscientemente, jugas porque lo disfrutas y las cosas se van dando. Siempre soñaba con vestir la camiseta argentina«. Y agregó: “A veces, no llegas a disfrutar del torneo porque ya estás pensando en el que viene.”

Pau Pareto por su parte, recordó: “La primera vez que represente a mi club, fue un gran progreso. En esos Inter clubes, me enteré que existía la posibilidad de representar al país y ahí conocí la Selección Nacional. Yo daba lo mejor de mi cada día, competir a ver que resultado tenía ese esfuerzo. A los 17 años, en mi primer entrenamiento tuve una lesión en la columna cervical  y no pude hacer nada en el campo«. Y añadió: “Admiraba a Lucha, era una gran referente y en Londres 2012, ella me recibió y fue lo  más lindo que me pasó en ese Juego Olímpico”.

Líderes

Hoy son dos referentes de nuestro deporte nacional, que consiguieron todo con mucho esfuerzo y posicionaron al deporte donde hoy está.

«Uno aspira a ser profesional y vivir de eso, pero era impensado. Eso es alucinante, porque posicionar a estos deportes que no eran conocido en su momento. Era más conocido el de hombres. Cuando me tocó jugar los primeros partidos internacionales, la ropa que teníamos era de hombres pero small», comentó Luciana.

“El judo en particular pasó lo mismo. Yo era la única mujer entre 10 chicos. En mis comienzos, le decían a mi viejo ‘cómo dejas practicar un deporte de varones’ y en mi familia siempre me apoyaron”, dijo la campeona olímpica en Río 2016.

«Uno empieza a disfrutar lo que es el deporte cuando das un paso al costado, y pasan algunos años y decís ’20 años jugando al hockey’ increíble», acotó Lucha.

La capitanía

Aymar confesó: “Tenes que lidiar con muchas presiones. Tuve grandes capitanas antes que me tocara a mí y aprendí de ellas. Ser capitán o referente de un deporte lleva muchas responsabilidad y uno aprende a lidiar. No me era fácil entrar a un partido y rendir al 100%. También, saber que teníamos que ganar, porque Las Leonas cada vez que jugaban tienen que estar en el podio. La terapia me ayudó mucho y aprendí a manejar esas presiones”.

Y Paula, en cambio mencionó a la ayuda que le da el equipo, el foco : “Es tirar todos para el mismo lado. Que cada parte del equipo, sepa que es indispensable. No puede faltar ninguna parte para poder llegar a ese objetivo”.  Y cerró: “No solo el equipo de trabajo, sino también la familia y los amigos. Yo comparo, la familia con los cimientos de un edificio. La familia, siempre fue clave. Hubo un montón de esfuerzo de parte de ellos. Al principio, le robaron el auto a mi mamá y con la plata del seguro, te pago esta competencia me dijo, porque al principio hay que pagar y a mi gracias a dios me fue bien”.

Uno de los temas importantes fue los comentarios negativos de la gente:
“Cuando volví de los Juegos de Londres, aparecieron los comentarios, en Beijing ganó de suerte, pero lejos de afectarme me centré en los buenos comentarios. Siempre daba lo mejor de mi cada día. Uno se autoconoce y eso me ayudó para Rio”, mencionó la Peque.

Y para cerrar, la leyenda del hockey resaltó: “En el alto rendimiento, conlleva eso, a lo que la gente va a opinar. Cuando ganas esta todo bien y cuando no ganas, no va a ver comentarios negativos. Cuando Las Leonas no ganaban el premio o la medalla de bronce, los comentarios era: ¿Qué les pasó a Las Leonas?. Y era una medalla de bronce que no era poca cosa. Para ganar un torneo se tienen que dar muchos factores, pero a veces volvía triste por eso. Siempre se me cuestionaba cuando las cosas no funcionaban».

«A la larga todo te fortalece si sabes como manejarlo, quizás mas negatividad te tiran mas fuerte te hacen y ganar torneos. Es difícil, pero también hay que llevarlo. Uno tiene que estar tranquilo de lo que hace”, termino confesando Luciana Aymar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here