Para alguno es la Peque, para otros es La doctora Paula Pareto quien hoy en día realiza la residencia en el hospital de San Isidro y para toda la Argentina es la Campeona de los juego olímpicos de Río de Janeiro.

Hoy en día el Judo pasó a un segundo lugar para la peque; “Los años post olímpicos son más tranquilos y necesitaba empezar con la residencia. Por eso el judo estará en un segundo plano. No voy a dejar de entrenar y competir, pero serán sólo cuatro torneos en el año, sin demasiadas exigencias porque el entrenamiento no puede ser el que necesito”, cuenta Paulita, que en septiembre tiene el Grand Prix en Croacia y a fin de octubre el Grand Slam en Abu Dabi.

Un calendario creciente en exigencia y sobre todo ambicioso teniendo en cuenta la vida que lleva hoy. Pareto se levanta a la 5 para entrar y a las 6 entra al hospital, donde no tiene horario de salida. “Puede ser a las 18 pero varias veces me fui a las 21. Esos días ni voy a entrenar. Y a eso tenés que sumarle el día de guardia, que trabajo las 24 horas y se engancha con el día siguiente, a las 6”, informa, como pidiendo clemencia.

Sin embargo, la famosa fuerza de voluntad de la Peque puede más y, pese a “las 13 ó 14 horas de hospital”, a la tardecita se da una vuelta por el Cenard para entrenar con su grupo de trabajo. “Me dicen que me ven muy cansada, pero si pienso lo que me pide mi cuerpo o mi mente no voy… y si dejo el judo por un año, no arranco más. Me conozco. Hago el esfuerzo y en un punto me sirve para la cabeza porque cambio un poco de ámbito”, comenta quien está acostumbrada a vivir corriendo, viajando y durmiendo poco. “Cuando entrenaba en Estudiantes, me iba de San Fernando a La Plata, luego a la facultad y a la noche pasaba por el Cenard. También eran días interminables”, compara quien asegura que su nuevo trabajo es el que esperaba. “Me gusta aunque haya cosas que no tanto… mi rol es atender a los pacientes de sala y ser un poco el nexo entre los especialistas. Por ejemplo, preparar a un paciente para operar: hablo con el cardiólogo, con el clínico, hago la parte administrativa… Y la verdad es que estando ahí aprendés muchísimo. Es como dicen: quizá en una semana de práctica aprendés más que en un año en la facu”, analiza.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here